Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

La felicidad: un viaje o un tropiezo

viajealafelicidad.gifRecientemente me he leído dos libros que tratan sobre la felicidad:

Punset es un comunicador de ciencia y tecnlogía excelente y lo demuestra en cada una de sus facetas, incluida la de escritor. Su libro, Viaje a la felicidad, mitad ensayo mitad diario de charlas entre él y sus colegas, intenta relatarnos el largo camino que hemos de recorrer cada uno de nosotros en busca de la felicidad, verdadero Grial para todos en estos tiempos que corren.

Entre otras cosas muy interesantes, Punset nos dice que las Tropezar con la felicidadúltimas teorías indican que parte de lo felices que somos o que podemos llegar a ser, viene definido por nuestros genes, igual que las enfermedades que podemos sufrir, o el color de nuestro pelo. Por eso lo más importante es buscar todas las sensaciones que nos son placenteras y domesticarlas para que nos ayuden a ser todo lo felices que nos dejen nuestros genes.

El otro libro, Tropezar con la felicidad de Gilbert, es mucho más ameno y entretenido que el de Punset. Mediante citas de investigadores, datos de experimentos y pruebas realizadas por expertos durante muchos años a diferente tipo de personas, nos enseña cómo funciona nuestro cerebro, cómo conocer los errores que comete y porqué los aceptamos, y a partir de ello tira por tierra algunas de las ideas que creemos que harán que nos sintamos más felices.

Como digo ambos libros son muy recomendables, pero si el tema te parece demasiado técnico, o no sabes si te gustará, te recomiendo que empieces por Tropezar con la felicidad de Gilbert antes que por el de Punset. Aunque los dos son interesantes por igual, el estilo de Gilbert es mucho más atractivo.

Si llegas a leerte los dos, podrás decidir por ti mismo si la felicidad es el esperado final de un largo viaje, un purgatorio personal que hay que soportar, o es simplemente algo con lo que nos encontramos por el camino, y que a diferencia de lo que debemos hacer con las piedras, hay que intentar tropezar con ello tantas veces como nos sea posible.