Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

Me llamo Mol, Paracetamol

Me llamo Mol, Paracetamol

Al contrario de como cabría esperar en este mundo con miles de años de evolución, cada vez más moderno y con mayor esperanza de vida, la inteligencia no se rige por ningún parámetro conocido y la gente cada vez tiene menos cabeza, por lo que hay que ir haciendo leyes para evitar que hagamos el ridículo.

Este es el caso de Rumanía, donde acaba de entrar en vigor este 1 de Octubre pasado, el nuevo Código Civil (que viene a sustituir al antiguo de 1865) , introduciendo un nuevo artículo (entre otros muchos) donde se prohíbe poner “nombres indecentes, ridículos y otros que afecten al orden público, las buenas costumbres o los intereses del niño”.

Parece ser  que a los cachondos rumanos, les gusta poner nombres como el del título, Paracetamol, entre otros muchos a cual más absurdo: Semáforo, Doctor, Mariano Monamour, Hitler, Basura, Pezón, Bombero, Ambulancia, Vitrina, Toronegro, Muerto, Cojón, Tonto, Culo…

Toda esa lista de palabras son nombres de personas, TODAS!, así por ejemplo, en Rumanía hay al menos que se conozca a fecha de 2010: 611 Toronegro, 581 Muerto, 3 Cojón y un Tonto.

Solo habrá uno que se llame así, pero tiene que haber muchos en Rumanía como él, sin t mayúscula, para poner este tipo de nombres. En todas partes cuecen habas, y casi ningún país se salva de tener descerebrados en edad de procrear que le pongan nombres absurdos a sus hijos, pero tantos……

Así que las autoridades rumanas, han decidido introducir el susodicho punto en su flamante Código Civil para impedir que la gente pueda escoger a su libre albedrío el nombre de sus hijos. Con lo que la polémica ya está servida, porque dependerá de un juez el decidir qué nombres son indecentes, ridículos, o que puedan afectar al orden público o a los intereses del pobre angelito.

Yo creo que lo que tendrían que haber hecho es publicar una lista con los únicos nombres que los ciudadanos del país pueden escoger para sus retoños. Así no hay espacio para la duda ni la subjetividad, y tampoco para dejar volar la imaginación, que parece ser que a los rumanos se les desborda.

Por cierto, buscando fuentes fidedignas mientras escribía el artículo para comprobar que era cierto, me ha costado como un par de horas encontrar en alguna parte el Código Civil Rumano. Y por lo que parece, hasta a los rumanos les cuesta encontrarlo, y mucho más saber qué es lo que cambia con este nuevo Código. Hay polémica en el país porque se ha hecho bastante deprisa, introduciendo miles de cambios respecto al de 1865, y no todo el mundo sabe lo que implicará. Al final lo he encontrado en una página del gobierno rumano, pero escondido en un pdf que no aparece listado en la página. El famoso artículo 84, punto 2, está al final de la página 13, y dice lo que dicen los periódicos.

He mirado el Código Civil Español y el Código Civil Catalán,  para ver si aquí había alguna cosa similar y no, aquí de momento según el Código Civil podemos poner los nombres que nos venga en gana. En fin, en España, al menos con Paracetamol cumple la Ley, lo peligroso sería llamarle Gelocatil.