Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

Aquí han fumado

Aquí han fumado

Esta semana me ha sorprendido una noticia terrible, apocalíptica y de gran calado científico relacionada con la erupcion volcánica de El Hierro y que ha aparecido en muchos periódicos.

Según los periódicos, científicos del Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER), contando con la ayuda del Servicio de Helicópteros de la Guardia Civil han realizado unas mediciones que han arrojado este increíble resultado:

El agua sobre el volcán está a 35,3 ºC y la de alrededor a 23,9 ºC

Según ellos y con los datos en la mano, esta diferencia de temperatura refleja claramente un importante flujo de calor como consecuencia de la erupción submarina.

Vamos, que si hay una colilla, es que aquí han fumado!

Parece ser que igual que el agua, el tema del volcán cada vez se calienta más, y que tal y como dice Domingo Gimeno, profesor de la Facultad de Geología de la UB:

Podría haber un columna eruptiva vertical de unos cuantos quilómetros de altura que expulsaría numerosos piroclastos, pero también podría pasar que no saliera nada.

Para el que no esté acostumbrado a la jerga científica y no tenga claro qué es lo que ha querido decir el profesor, la traducción al lenguaje común vendría a ser algo así como: Pues no n’hi ha pa tant, pues si que n’hi ha pa tant.

Revisando información sobre El Hierro y sobre el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables, en la web del ITER, he visto la publicidad de un programa educativo que se está impartiendo este 2011 sobre el fenómeno volcánico, que lleva por título “Canarias: una ventana volcánica en el Atlántico“, y que tiene como cartel éste que veis a la derecha.

No sé si habrá asistido mucha gente a este cursillo o charlas que dan, pero me parece que ahora va a ir mucha más gente. Aunque solo sea para saber la respuesta a las tres preguntas que aparecen en el cartel:

  • ¿Qué significa vivir sobre un volcán?
  • ¿Conoces los diversos peligros asociados al fenómeno volcánico?
  • ¿Cómo podemos contribuir a la reducción del riesgo volcánico?

 

 

Con la situación actual, esa foto y esas preguntas dan bastante mal rollo… pero bueno, si estos cursos se hacen es que hay alguien que se preocupa por estos temas y que se ha ido encargando durante estos años de formar e informar a la población. Así que ¡bien por el ITER!