Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

Pequeño accidente feliz

Eso es lo que decía Bob Ross cuando se equivocaba. ¿Y quién era este buen hombre? Quizás nadie lo recuerde, pero hace muchos años, cuando quitaron la carta de ajuste y la programación en televisión pasó a ser de 24 horas, cuando la teletienda y el Pump-n-Seal inundaban la madrugada, de vez en cuando aparecía este señor y enseñaba a pintar. La verdad es que le daban tan poca importancia y seguramente lo veía tan poca gente que no se molestaron ni en traducirlo.

Recuerdo que cuando por casualidad me encontraba a Bob, me quedaba pegado a la tele hasta que acababa el programa, y si daban dos o tres seguidos, pues dos o tres que miraba. Pero no solo era su técnica al pintar, ni la manera en que como por arte de magia aparecía un paisaje perfecto en menos de 30 minutos lo que hacía que me enganchara, ni siquiera era su pelo! Lo más importante era su voz, este hombre tenía una voz  hipnótica, y su forma de hablar y de explicar lo que hacía paso a paso me obligaba a mirarlo hasta el final.

Su programa se llamaba The Joy of Painting y estuvo casi durante 12 años en antena en la televisión americana, lo que lo convirtió en una verdadera estrella mediática. Lo dejó poco antes de morir de cáncer en 1995 a los 52 años, y aunque hace ya muchos años que murió, se le sigue recordando con gran cariño en casi todo el mundo. Su empresa sigue activa, vendiendo material para pintar y como escuela de pintura. En total, entre sus cursos y sus programas de televisión, son millones de personas las que han aprendido a pintar, con mayor o menor éxito…porque estoy seguro que si yo cojo un pincel y me pongo a hacer lo que hacía Bob, me sale un churro…pero con mucho arte!

Si quieres verlo en acción, aquí tienes unos segundos de uno de sus programas :

Imagen de previsualización de YouTube

Es bastante complicado encontrar algún capítulo entero por internet, en youtube solo hay partes de pocos minutos, pero he encontrado esta web donde tienen uno en el que Bob pinta una escena invernal: Bob Ross: Winter Splendor. Recomiendo verlo de madrugada…

Si te has quedado con ganas de ver más videos o quieres la colección entera, la puedes encontrar en su web por la módica cantidad de 1.400$.

La frase que da título al artículo es parte de la que decía cuando cometía algún error al pintar:

Nosotros no cometemos errores, solo pequeños accidentes felices

 

Si quieres más información sobre Bob puedes pasarte por estos sitios:

Así que ya lo sabes: no cometemos errores, nunca, solo pequeños accidentes felices. Y tal como acababa él sus programas: Happy paintings!

 

2 Comentarios

  1. Jajajaja… a Holanda encara el passen i ens hi hem quedat enganxats una pila de vegades. Boníssim!!!

    • Ja m’imagino… amb dos gintònics mirant el Bob…. la combinació perfecte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>