Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

El guardián entre el centeno

El guardiá entre el centenoHace poco me he leído El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger. Me faltan palabras para decir lo bueno, lo excelente que es este libro.

Este pequeño libro escrito por J. D. Salinger en 1951 es impresionante, sin más. Es increíble como aún hoy en día, las sensaciones que transmite son totalmente actuales, y estoy convencido que cualquiera que lo lea verá reflejados alguno de sus propios sentimienos y razonamientos más personales y privados en él.

La verdad es que aunque conocía la existencia de este libro, no fue hasta que vi una película de Mel Gibson en la que cada vez que lo veía tenía que comprarse todos los ejemplares que había en la tienda, no me decidí a comprármelo, bueno, a pedirlo como regalo. Me intrigaba saber por qué escogieron este libro en esa película. Bien, la respuesta es fácil: es uno de los mejores libros que se han escrito.

No puedo decir mucho de él, simplemente que es un libro de obligada lectura para todo el mundo. No se si ahora es obligatorio en la escuela, en mi época no lo era, pero si no lo es debería serlo.

Creo que todo el que lo lea habrá pasado alguna vez o puede que pase, por un estado de ánimo parecido al de Holden Caufield, y que todos alguna vez hemos querido ser el guardián entre el centeno.

Leedlo, es un libro corto que os acabaréis en cuatro días. Seguro que no os arrepentiréis, y después podéis pasar por aquí y decir en los comentarios: Yo también he querido ser el guardian entre el centeno.