Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

Sospechosos habituales

Sospechosos habituales

Pintan bastos para los pollos, los patos , las palomas y en general cualquier animal con alas de toda Europa. Aquí en España, se nos dice que no ha habido ningún caso, y que prácticamente hay total normalidad. Eso no quita que además de los controles, vigilancia y análisis que ya se realizan, se tomen otras medidas como las del Ayuntamiento de Madrid, que piensa meter en una nave a 700 aves que viven en los parques de la capital. La recogida, hacinamiento y alimentación de estos animales correrá a cargo de la empresa TRAGSA, y supondrá un gasto de entre 9.000 y 10.000 euros mensuales. Creo que es un buen momento para montar una empresa de éstas, parece que va a haber mucho trabajo en este sector a partir de ahora.

Dicen que el consumo de pollo en Francia ha bajado casi un 30%, produciendo ya pérdidas millonarias en el sector, y que en España ya ha bajado un 7%. Yo no he dejado de comprar carne de pollo, pero eso no significa que me atreva a hacer lo que hizo esta señora en Alicante.

Por cierto he buscado información sobre TRAGSA. Es una empresa pública que se fundó en 1977 para gestionar el parque de maquinaria del Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA), y que hoy en día ya es la segunda empresa pública de España, con más de 11.000 trabajadores, una facturación superior a los 600 millones de euros, y un sinfín de quejas y denuncias por parte de otras empresas privadas. Y es que parece ser que TRAGSA está en todas partes, por citar dos ejemplos: fue la empresa que se encargó de quitar el chapapote del Prestige (con no muy buenos resultados por lo que dicen), y casualidades de la vida, también fue la empresa a la que pertenecían los 11 «bomberos» que murieron en el incendio de Guadalajara este pasado verano.

No deja de ser curiosa esta empresa: una S.A. pero pública. Eso permite por ejemplo, que proyectos que tendrían que ser puestos a concurso público, puedan ser adjudicados directamente a esta empresa sin pasar por él. De ahí las numerosas quejas que tiene por competencia desleal.

En fin, visto lo visto, promete ser un año muy bueno para TRAGSA, si saliera a bolsa seguro que el valor de sus acciones echaría a volar.