Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

Los Siete Santos fundadores

Los Siete Santos fundadores

Hoy es 17 de febrero, y después de tanto tiempo sin escribir, este primer artículo del 2006 trata sobre algo que me ha llamado la atención al mirar el calendario: hoy es el día de los Siete Santos fundadores.

Lo primero que he pensado al leer lo de los Siete Santos fundadores, es seguramente lo mismo que habrás pensado tú: quiénes eran los siete santos, y qué narices fundaron.

Pues bien, no se sabe muy bien sus nombres, pero parece ser que los siete santos eran estos: Bonfilio, Bonayuto, Manetto, Amidio, Ugoccio, Sostenlo y Alejo. Se trataba de siete ricos e influyentes mercaderes florentinos, que a principios del siglo XIII eran muy conocidos en su Florencia natal, por su servicio a los pobres y desvalidos y por su gran devoción a la Virgen María . Al parecer hacia 1233 o 1239 (no está muy claro), la Virgen se apareció a estos siete amigos y cómo no, este hecho les causó tal impresión que decidieron abandonarlo todo y dedicarse a la oración y la penitencia como ermitaños en lo alto del monte Senario, no muy lejos de su ciudad.

Y aquí es donde se responde la segunda pregunta, y es que este grupo de siete amigos se fue ampliando hasta que se convirtió en una orden mendicante, la de los Siervos de la Bienaventurada Virgen María o Servitas, orden que aún perdura hoy en día en numerosos lugares. Así que desde entonces se les conoce como los siete santos fundadores de la orden de los Servitas.

Es curiosa esta historia, ya que es el único caso en la Iglesia en que un grupo de personas laicas funda una orden religiosa. Y aún es mas curiosa su canonización, ya que no fueron mártires y la Iglesia, no sabía casi nada de su vida, y ni siquiera tenía muy claro cuales eran sus nombres. Salvados estos obstáculos, fueron canonizados en 1888 por el Papa León XIII, quién los canonizó a todos juntos y solucionó las dudas sobre sus nombres rebautizándolos de nuevo como Bonfilio, Bonayunta, Maneto, Amadeo, Hugo, Sosteño y Alejo. Éste último, Alejo, es el que tuvo el privilegio de situar la festividad en el calendario, y es que Alejo murió el 17 de febrero de 1320, a los 110 años de edad.

Quién quiera saber más sobre esta orden y su historia, puede leerse el documento Legenda de origine Ordinis fratrum Servorum Virginia Mariae (Leyenda sobre el origen de la Orden de los Siervos de la Virgen María).

Por cierto, ya estoy aquí de nuevo. Seguro que más de uno que yo me sé, se alegrará de entrar aquí y ver que el post de Oust ya no está en el primer lugar.