Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

Peter Pan y Wendy

Peter Pan y Wendy

Este fin de semana me he terminado Peter Pan y Wendy, libro más conocido como Peter Pan a secas, de James M. Barrie. Creo que todo el mundo conoce la historia de Peter Pan, el niño que no quería crecer, sin necesidad de haber leído el libro ni de haber visto la película de Disney.

Yo he visto muchas veces la película de Disney (la tengo en vídeo), me había leído un cómic y algún que otro libro para niños cuando era pequeño, pero nunca me había leído el libro original de Barrie hasta ahora. Con la celebración este año pasado del centenario de su publicación, no me fue difícil encontrar nuevas ediciones por todas partes, algunas muy buenas, y me apeteció leerme la historia original. Como no podía escoger solo una, me compré dos versiones bastante diferentes y muy recomendables las dos:

  • La primera es la edición del centenario de BLUME. Una edición muy cuidada en rústica, con letra grande y espaciada y sobre todo con unas ilustraciones muy buenas de Robert Ingpen (pincha aquí si quieres ver la ilustración de la derecha más grande). La única pega que le encuentro es que en esta edición, a diferencia de la segunda, no están traducidos los nombres de los niños perdidos y cuestan un poco de asimilar.
  • La segunda es la de la Editorial Olañeta, en su colección “Cuentos maravillosos” del año 2002. El estilo es el de un cuento de los de antes, con una letra antigua que parece escrita a máquina para cada copia y hojas gruesas y amarillentas. En este caso las ilustraciones son las clásicas de Flora White y además también están los dibujos de F.D. Bedford, el ilustrador de la primera edición de Peter Pan. Lo bueno de este libro es que huele a viejo y a cuento de toda la vida, lo malo es que a un niño no le entrará por los ojos, es demasiado clásico.

Lo que me ha llamado la atención al terminar de leerme los libros, es que la idea que tenía de Peter Pan hasta este fin de semana ha cambiado completamente. No es el niño gracioso y divertido con el que daban ganas de quedarse a vivir mil aventuras en Nunca Jamás. Más bien al contrario, el Peter Pan del libro me ha parecido un niño malcriado, vanidoso y caprichoso, en pocas palabras: me ha caído mal!.

Seguramente tenía una idea demasiado dulcificada del personaje por culpa de Disney, pero no creía que esa deformación llegaría a hacer que no reconociera al Peter de Disney en el Peter del libro. Me estaré haciendo mayor o a todo el mundo le ha pasado lo mismo al leer el libro?