Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

Amadeus

Amadeus

El fin de semana pasado vimos Amadeus, la película de Milos Forman sobre la vida y obra de Wolfgang Amadeus Mozart basada en la obra teatral de Peter Shaffer, ganadora de 8 Oscars incluidos los de Mejor Película, Mejor Director y el de Mejor Actor para F. Murray Abraham por su extraordinaria interpretación de Salieri.

Ya había visto esta película bastantes veces, pero hace poco compré el montaje del director en DVD y hasta este sábado no la había podido mirar. Además de comprobar que sigue siendo tan buena como cuando la estrenaron, y de que me gusta incluso más que cuando la vi por primera vez, pudimos disfrutar de unos extras bastante decentes.

El documental “Cómo se hizo Amadeus” incluido en el DVD es un documental muy bueno, muy entretenido y diferente del típico documental donde todo el mundo dice lo bueno que es el compañero. Me reí muchísimo con las anécdotas que explican tanto los actores como el director sobre el rodaje de la película en Praga. Una de las mejores anécdotas y con la que más me reí es la que cuenta F. Murray Abraham.

Lámpara de arañaAmadeus se rodó en 1984 en Praga, la entonces capital de Checoslovaquia y hoy capital de Chequia (nombre que el gobierno checo prefiere al de República Checa), un país que aún formaba parte del bloque soviético. Grabar Amadeus en aquél país fue todo un milagro para Milos Forman, considerado un traidor que había emigrado a Estados Unidos, y solo se le permitió bajo enormes medidas de seguridad. De hecho, todo el que formaba parte del equipo de rodaje sabía que había policía secreta entre los extras y el equipo de Praga.

El compañero de habitación de Murray Abraham, un tal Frank, estaba convencido de que los soviéticos habían llegado incluso a ponerles micrófonos en las habitaciones para espiarlos y tenerlos controlados a todos. Las habitaciones eran estilo siglo XVIII, con una enorme lámpara de araña colgando del techo en el centro de la habitación, y apliques y alfombras también de estilo dieciochesco.

Convencido de que encontraría los micrófonos, el tal Frank buscó por el techo, por las lamparillas y debajo de la cama hasta que por último miró debajo de la alfombra y encontró un disco de un tamaño considerable fijado con tornillos. Mientras Murray Abraham le decía a su compañero que lo dejara, que se iban a meter en problemas y que bajaran a cenar con el resto del equipo, Frank cogió un cuchillo de la pequeña cocina que tenían en la habitación y empezó a quitarle los tornillos al aparato para desmontarlo, ilusionado con la idea de desmontarles el micrófono a la policía secreta soviética.

De repente cuando quitó el último tornillo, se oyó un estruendo enorme en la planta inferior, y es que habían desatornillado la lámpara de araña de la habitación de abajo. Como quien no quiere la cosa, dejaron el cuchillo en la cocina, pusieron la alfombra en su sitio y se largaron a toda prisa a cenar al comedor donde estaba el resto del equipo.

Hasta escribiéndolo no puedo parar de reir al imaginarme el estruendo que tiene que hacer una lámpara de araña de dimensiones considerables (cómo no, hecha con un buen cristal de Bohemia), estrellándose contra el suelo a toda velocidad.

En fin, que si no has visto la película o la has visto y te gustaría ver el montaje del director, o quieres ver el documental o alguno de los demás extras que lleva, no dudes en comprarte este DVD que aunque aquí está por 18€ yo conseguí de oferta por 9€ en Carrefour.