Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

China y el aceite de oliva

China y el aceite de oliva

Hace unos días alguien, no recuerdo muy bien quién, me comentaba que había venido una delegación de ingenieros chinos para ver como era el proceso de fabricación del aceite de oliva en España. Me hizo gracia la idea de que los chinos pudieran elaborar aceite, y pensé que sería más una curiosidad que otra cosa. Pero no.

Ayer leía en el periódico que la delegación que vino a hacer esa visita no eran simples turistas, sino dos técnicos del Instituto de Investigación del Olivo en China, Hong Li y He Ming Bo. Esta delegación china lleva en España desde el lunes, recorriendo la zona de la Denominación de Origen «Aceite del Bajo Aragón» y Cataluña, interesándose por los sistemas utilizados en la elaboración del aceite.

Pero lo más importante es que visitaron la empresa PIERALISI en Zaragoza, y estuvieron recorriendo todas sus instalaciones para observar la tecnología utilizada para la producción de aceite. Quizás tiene algo que ver el hecho de que el Gobierno Chino haya firmado un convenio con esta empresa zaragozana de capital italiano, para la instalación de una fábrica de aceite de oliva en la provincia china de Sichuan, al suroeste del país, y como proveedor de maquinaria para otras 100 fábricas productoras de aceite durante los próximos 10 años.

Es normal que los de PIERALISI se froten las manos, y es que el mercado chino es muy tentador. Mil trescientos millones de chinos, o en números para que impresione más, 1.300.000.000 chinos, no son moco de pavo, y si uno se los imagina a todos haciendo ensaladas y aliñándolas con aceite, la situación es aún más tentadora. En estos últimos 3 años la importación de aceite de oliva, principalmente de España y Italia, por parte de China ha crecido más de un 150%.

En definitiva, un mercado casi virgen, como el aceite, para la exportación y la comercialización de este líquido tan preciado, que hay quien llama «oro líquido». Pero eso también lo han pensado los productores chinos, y por eso han enviado a sus técnicos a España, para aprender a producir un aceite de oliva de calidad. Sichuán es una región que por ahora solo cuenta con unas 10.000 hectáreas de olivar, pero el Gobierno Chino proyecta que en un futuro no muy lejano se llegue a las 100.000 hectáreas.

Aún les queda mucho por hacer a los chinos para dominar la técnica del aceite español, pero estoy convencido que dentro de poco nos pasarán la mano por delante tanto en cantidad como en calidad, y pondrán en problemas a los productores no solo españoles, sino a todos los productores europeos.

En ese momento será hora de pensar en frases como «Cría cuervos y te sacarán los ojos», y en una que se podría aplicar la empresa PIERALISI, «pan para hoy, y hambre para mañana».