Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

Para me-arte

Para me-arte

La mejor obra de arte de la historia te la podrías encontrar en los lavabos de cualquier bar. O al menos eso es lo que piensan más de 500 artistas británicos que han considerado a la obra La Fuente de Marcel Duchamp, un urinario masculino invertido y con la firma R. Mutt pintarrajeada en él, la obra de arte moderno más influyente de todos los tiempos.

Marcel Duchamp presentó esta obra en 1917 para una exhibición de la Society of Independent Artists (SIA) de la que era uno de los fundadores, en la galería Grand Central de Nueva York bajo el pseudónimo de R. Mutt. Cuando la obra fue rechazada para dicha exhibición Duchamp renunció a formar parte del jurado, con lo que se creó una gran polémica en su tiempo.

Duchamp defendía que cualquier persona podía ser un artista y que no hacía falta tener una gran técnica ni tener tradición artística para poder hacer arte. Para él lo más importante del acto creativo y artístico era la idea que lo inspiraba. A raíz de la polémica con su obra La Fuente escribió esto:

«Si el Sr. Mutt construyó o no con sus propias manos la Fuente no tiene ninguna importancia. él la ELIGIó. Tomó un objeto de la vida diaria, lo reubicó de manera que se perdiera su sentido práctico, le dio un nuevo título y punto de vista y creó un nuevo significado para ese objeto.«

La Fuente ha quedado la primera en esta lista por delante de obras de Picasso o Matisse. Aunque claro, no siempre hay que hacer mucho caso a este tipo de encuestas, y es que la publicación de esta lista es parte de la promoción del Turner Prize, el premio de arte moderno más importante y polémico de Inglaterra que se fallará el 6 de diciembre en Londres. Y qué mejor manera de crear polémica y de llamar la atención que declarar ganador a un wáter por delante del Guernica o de Las señoritas de Avignon de Picasso?

Me pregunto si la ginebra Gordon’s, que es la patrocinadora del premio Turner, y la que pone las 40.000 libras que recibirá el ganador, no habrá «patrocinado» también a esos 500 artistas que han acabado seleccionado a La Fuente como la obra de arte moderno más influyente de la historia. Para mearte vamos.