Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

Feliz Quijote!

Feliz Quijote!

Dentro de poco dejaremos atrás el 2004 y estrenaremos el nuevo año 2005 con una de las celebraciones más importantes para la cultura española, la del IV Centenario de la publicación de El Quijote.

El 20 de diciembre de 1604 vió la luz la primera parte de este libro, y tan señalada efemérides se merece los mejores actos. Por eso el gobierno ha convertido la celebración en un proyecto de estado en el que invertirá 30 millones de euros, y que contará con miles de actos en casi todo el mundo.

Aquí en España seguro que se realizarán lecturas del libro en casi cualquier punto del país, y a raíz de un estudio presentado hace un par de semanas, pienso que sería prudente preguntar a cada uno de los lectores que tomen parte en estos actos si han entendido algo de lo que acaban de leer o por el contrario todo les ha sonado a chino. Y es que al parecer España es un país de tontos que no entienden lo que leen.

Esto no lo digo yo, nos lo dijeron hace un par de semanas bien alto y claro desde la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) cuando presentaron los resultados del estudio que se realiza cada 4 años (esta es la segunda vez que se hace, la primera fue en 1999), en el que queda claro que el sistema educativo español es un puro desastre.

Según este Programa Internacional de Seguimiento de los conocimientos de los Alumnos (PISA), los españoles suspendemos sobre todo en matemáticas y en comprensión lectora. Lo cual hace que este país de sabios se sitúe en el número 23 de 29 posibles seguido por Estados Unidos, Portugal, Italia, Grecia, Turquía y México. En la parte alta de la tabla tenemos a Finlandia, que vuelve a encabezar esta lista por segunda vez, seguida de Corea, Holanda, Japón y Canadá.

En este estudio, el director general adjunto para la educación de la OCDE, el francés Bernard Hugonnier, recomendó a España y México «mejorar la calidad de sus sistemas de enseñanza» y también subrayó que en estos países «los alumnos de origen modesto tienen menos posibilidades que en otros países de obtener buenos resultados».

No creo que tal como está el panorama y después de este tirón de orejas de la OCDE podamos regocijarnos mucho en las celebraciones de El Quijote. De todas formas como no hay que ser pesimista ni derrotista, si aún no sabemos de qué va El Quijote podemos pasarnos por la web elquijote.com, en la que ya deben estar informados desde hace tiempo de este problema con la lectura de los españoles, y bajarnos los resúmenes de todos los capítulos de la obra junto con su análisis por el módico precio de 1’80 cada uno. Es algo excesivo teniendo en cuenta el número de capítulos que lo componen, pero como los españoles también fallamos en matemáticas pues seguro que nos da igual. Para terminar, me gustaría felicitar a todos los que han leído El Quijote y lo entendieron, a los que lo han leído y no lo entendieron y a los que no lo han leído, Feliz Quijote!