Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

La vida en directo

La vida en directo

El domingo dieron por la televisión El Show de Truman, una película del australiano Peter Weir protagonizada por un fenomenal Jim Carrey y que te recomiendo que veas si aún no la has visto. Si ya la has visto o no la has visto pero sabes de que va, quizás te sorprenda saber – como me sorprendió a mi – que algo parecido no está muy lejos de convertirse en realidad.

La productora Endemol está preparando un nuevo programa para la cadena alemana RTL2 que de momento recibe el nombre de «Big Brother Forever«, y cuyo estreno se prevé para marzo del 2005. Básicamente el programa será un reality show en la misma línea del Gran Hermano actual pero mucho más a lo grande: se retransmitirán en directo las vidas de los habitantes de una ciudad artificial durante años, incluso décadas.

Este plató-ciudad se está construyendo cerca de Colonia y tendrá una extensión de 4000 metros cuadrados. En ella estarán las viviendas para los concursantes, tiendas de todo tipo, una iglesia, un parque y una plaza central y claro, los extras y personajes secundarios que hagan falta para simular la vida de una ciudad normal. Sus habitantes-concursantes estarán costantemente vigilados por un centenar de cámaras y todo lo que digan se oirá a través de los más de cien micrófonos que habrá instalados.

Ya han salido muchas voces críticas al futuro programa, sobre todo de psicólogos que avisan de las dificultades con que se encontrarán los concursantes para reintegrarse al mundo real una vez el programa llegue a su fin.

Por su parte, los productores han asegurado que los concursantes serán los más cualificados en los tests psicológicos que se lleven a cabo y recuerdan, curándose en salud, que en todo momento serán conscientes de lo que implica entrar en el programa. No se si estos controles dan mucha seguridad, sobre todo si los tests son los mismos que dan como válidos a los espantajos de concursantes del Gran Hermano español.

Solo hay una condición indispensable para ser candidato a entrar en el programa, y es estar en paro. En esta ciudad artificial los concursantes podrán acabar sus estudios, iniciar alguna carrera universitaria o por ejemplo, llevar a la práctica todos los capítulos de Bricomanía incluida la sección de Jardinería. Vamos, que vivirán todos en un mundo perfecto donde no tendrán que pegar ni golpe.

La vida imita al cine, y a alguien le ha parecido interesante convertir en realidad El Show de Truman. La única diferencia entre los dos programas será que los concursantes de la versión real sabrán perfectamente que millones de personas los estarán observando por televisión, y no como Truman, que no tenía ni idea de que era el protagonista del programa con más audiencia del mundo.

Es la vida en directo!