Para no olvidarlo copo a copo, como nieve de primavera bajo el sol

Hero

Hero

El Domingo vi Hero de Zhang Yimou. La película en general es algo lenta y la historia puede llegar a liar con tantos saltos hacia atrás y hacia adelante. No recomendada para gente que busque una trepidante película de acción.

Las comparaciones entre esta película y Tigre y Dragón son inevitables, por eso Yimou se apresuró a decir que las semejanzas con Tigre y Dragón eran mera coincidencia, ya que cuando se estrenó la película de Ang Lee en el año 2000, él ya hacía tres años que venía trabajando en el guión original de su película. Pero la influencia se nota, los mismos efectos especiales en las luchas, guerreros volando por los aires y efectos estilo Matrix. Hay algunos casi idénticos, como la lucha entre las copas de los árboles o el caminar sobre el agua. La música compuesta por Tan Dung, el mismo compositor de Tigre y Dragón y que es muy parecida a la anterior tampoco ayuda a diferenciar demasiado las películas.

Pero lo que sí diferencia a las dos películas es la dirección y la fotografía. La fotografía de Christopher Doyle impresiona desde el principio y la idea de Yimou de utilizar diferentes colores para cada historia es sin duda lo mejor de la película, y lo que hace que aún habiendo visto Tigre y Dragón, estés obligado a ver Hero.

La escena de la lucha entre Luna y Nieve Voladora vestidas de rojo intenso luchando en un mar de hojas amarillas es increíble, solo por esta escena ya merece la pena ver la película. A la indudable belleza visual, hay que añadir la complicación técnica que supuso rodar esta escena, donde las hojas tenían que ser clasificadas entre las menos amarillas que se usaban de relleno, y las más amarillas que eran las que se utilizaban en los ataques de Nieve Voladora.

El vestuario de Emi Wada, ganadora del Oscar al mejor vestuario en 1985 por Ran de Akira Kurosawa, es otro punto fuerte de la película. Cientos de vestidos tintados a mano inspirados en antiguos vestidos chinos, japoneses y coreanos, inundan la pantalla de colores ayudando al director a crear el ambiente que necesitaba para la historia.

Por último, como curiosidad, el rey al que todos quieren matar en la película, sería con el tiempo el primer emperador de China, el emperador Qin Shi Huang. Este es el famoso emperador que se hizo construir un complejo funerario grandioso, protegido por un ejército de más de 6000 soldados de terracota, del que se puede ver una muestra en el Fòrum de Barcelona.